La Enfermedad de Chagas en Venezuela
Libro Virtual

 

Introducción al Tema

Conociendo a Carlos Chagas

 
Carlos Justiniano Riveiro Chagas nació en la localidad brasilera de Oliveira, al oeste de minas de Gerais, el 9 de julio de 1879. Hijo de José Justiniano Chagas y Maria Cándida Chagas queda huérfano de padre a los cuatro años de edad, cuando su madre tenía 24 años.

Tres años más tarde cursa estudios en el colegio jesuita del estado de Sao Paulo, y en el San Juan del Rey, donde el padre Sacramentado se encargaría de sembrar en el joven discípulo el gusto por la naturaleza. Así lo refiere la primera biografía sobre este protagonista de la ciencia, escrita por Carlos Chagas hijo después de la muerte de su padre. Reseña de la trayectoria del descubridor de la enfermedad infecciosa que hoy lleva su nombre, del microorganismo que la produce y del agente biológico que la transmite.

Al terminar su formación básica, Chagas se traslada nuevamente a Oliveira, y es convencido por su tío Carlos Riveiro de Castro de abandonar la carrera de Ingeniería de Minas para dedicarse a la de Médico. Con 16 años llega a matricularse en la Facultad de Medicina de Río de Janeiro, en el período de mayor expansión de la fiebre amarilla.

Fue allí donde comenzó a mostrar visos de una consecuente meticulosidad, acompañada de una demostrada inteligencia y tenacidad que lo llevó a ser conocido como el ?alumno de dos velas?; debido a que en esa época, la dedicación de los alumnos se medía por el número de velas utilizadas en las noches de estudio. Pronto reflejo del que años después (1925) sería profesor de Medicina Tropical en la Facultad de Medicina de Río de Janeiro.

Hacia el año 1903 figuraba el nombre de Oswaldo Cruz, quien sería ejemplo en su carrera. Fundador del instituto que hoy lleva su nombre, se dedicó al estudio de los protozoarios cuando a los 26 años Chagas ingresa como investigador; justo después de que éste finalizara con éxito la primera campaña antipalúdica en Brasil.

Invasión a oscuras

En 1908 Oswaldo Cruz encomienda a Chagas una nueva campaña contra el paludismo, relacionada con la construcción del Ferrocarril Central Brasileño, esta vez en el pueblo de Lassance, en el estado de Minas Gerais. Ahí, mientras trabajaba en un viejo vagón de ferrocarril habilitado como laboratorio, consultorio y habitación encuentra al tripanosoma, y describe el cuadro clínico de lo que se conocería poco después como Mal de Chagas.

Dr. Carlos Chagas

Lo primero que llamó su atención fue la presencia de gran número de triatomas en las grietas de las paredes y los techos de las casas rurales de los trabajadores. ?Tan pronto como se extingue la luz, los insectos atacan a los habitantes y desaparecen al volver la luz, haciendo difícil su captura?, reseñó en sus cuadernos de trabajo.

Al examinar el contenido del intestino de los insectos encontró grandes cantidades de triposomas. Envió muestras al Instituto Oswaldo Cruz para que se hiciera la inoculación experimental, y treinta días después se encontró en la sangre de un mono grandes cantidades de un tripanosoma; diferente morfológicamente de todas las especies hasta entonces conocidas. Al cabo de varias semanas, el triposoma también produjo la muerte de los animales utilizados en los experimentos.

El 23 de abril de 1908, encontró el primer caso de triponosomiasis en una niña de dos años, de nombre Berenice, que presentaba fiebre elevada y crecimiento del hígado, del bazo y de los ganglios linfáticos. La hinchazón de la cara de la niña y de otros pacientes que después estudió, le hizo pensar que el parásito alteraba el tiroides, producía hipotiroidismo y en casos extrememos cretinismo.

Después de un año de trabajo ininterrumpido, en 1909 Chagas anuncia su descubrimiento en dos comunicaciones breves del Instituto Oswaldo Cruz, y ese mismo año publica un informe completo sobre la enfermedad, el parásito y los resultados de los experimentos.

Sus últimos años

En 1919 recibió el Premio Schaudinn, otorgado cada cuatro años al mejor trabajo en parasitología y medicina tropical en el mundo. Continúa su labor y así logra controlar la gripe española, antes de ocupar la dirección del Departamento Nacional de Salud Pública de Brasil. También desarrolla compañas contra la tuberculosis, sífilis y lepra, como parte de una profunda reorganización administrativa que realizó entre 1920 y 1926.

Después de esta fecha y hasta el año de su muerte, Chagas vivió los años más tranquilos y felices de su vida, colmado de honores y de amistad con grandes científicos europeos. Finalmente creó el Centro Internacional de Leprología en Río, del que asumió la dirección.

Virtudes como la inteligencia, capacidad de trabajo, creatividad, y excepcional formación sirvieron de estímulo a otros insignes maestros y colegas médicos nacionales y del extranjero.

Carlos Chagas murió en la ciudad de Río de Janeiro a los 55 años de edad en su mesa de trabajo, a consecuencia de un infarto cardiaco. El día anterior ?según cuenta su hijo- preparó hasta la 1:30 de la madrugada la conferencia que debía dar ese día sobre el tema que conocía mejor que nadie? el Mal de Chagas.

Logo UCVUna publicación electrónica del Centro de Análisis de Imágenes Bioméditas Computarizadas CAIBCO. caibco@ucv.ve Instituto de Medicina Tropical - Facultad de Medicina - Universidad Central de Venezual